Spanish Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Croatian Czech Danish Dutch English French German Greek Hindi Irish Italian Japanese Korean Norwegian Portuguese Russian Swedish Turkish Ukrainian

Dr. Eduardo Quevedo Casas: Fumando pipa a la orilla de la chimenea

 

El Dr. Eduardo Quevedo Casas, mejor conocido como Lalo Quevedo es uno de los mejores veterinarios de la ciudad de chihuahua, reconocido y experimentado médico veterinario zootecnista de la UNAM, (Universidad Nacional Autónoma de México), radicado por décadas en ciudad Chihuahua, propietario de la Veterinaria Argos, nos presenta un artículo acerca de la relación hombre-mascota, que resume planteamientos del Etnólogo Inglés Desmond Morris en su libro: Contrato Animal, tambièn presentamos su forma de trabajar y de resolver con èxito casos graves de infecciones auditivas y epidèrmicas, problemas de sobrepeso en los perros, vacunas.

Inicio del artìculo: 

Mucho se ha discutido sobre la función que en una sociedad tienen los animales de compañía; opiniones las hay en diversos sentidos, no obstante consideramos importante resaltar algunas ideas que nos ayudarán a comprender dicha importancia. Sobre ello el Etnólogo inglés Desmond Morris en su libro Contrato Animal revela una serie de planteamientos que deseamos poner a consideración de nuestros amables lectores “.

Los animales de compañía plantea Morris, representan un constante recordatorio para el hombre, en el sentido que éste no está solo, es decir: aquel perro o gato que se postra a nuestro lado esperando a que le pongamos atención, nos está recordando que existen otros seres vivos con los cuáles compartimos nuestro planeta y a los que tenemos que respetar. 

Además al interactuar con ellos, el hombre se ve reconfortado, aumenta su sentido de solidaridad y respeto, percibe que él es importante para alguien y alguien es importante para él, como si esto fuera parte de una terapia mutua de la cuál resultamos ambos más sensibles y menos egoístas “.

Cabe entonces reflexionar, en cuánto hay detrás de la clásica imagen de aquel señor, que sentado en la sala de su casa, escucha música al tiempo que fuma su pipa, mientras su fiel perro labrador le acompaña a la orilla de la chimenea como disfrutando el momento.

O de aquella otra imagen en la cuál ese esponjado gato minino ronronea a los pies de la abuelita mientras que sus manos bailotean hábilmente sobre las hebras de un tejido.
   
En conclusión, invitamos a nuestros ambles lectores a que obtengan el máximo beneficio de la interacción con su mascota, lo cual se consigue proporcionándole el cariño y los cuidados que requiere, teniendo por seguro que la parte del Contrato que a ellos les corresponde cumplir, siempre… siempre…. se verá cumplida “. (Dr. Eduardo Quevedo Casas).

 

Por mencionar la buena labor profesional del Dr. Eduardo Quevedo en la solución de casos complejos de infecciones auditivas y epidèrmicas, donde tuvimos oportunidad de que nos recibiera, atendiera y asesorara a nuestra propia mascota, voy a detallarles como trabaja:

Hace tiempo nos atendió un primer caso inicial de un hermoso perrito amaestrado llamado Skippy, (Raza King Charles Cavalier Spaniel), que presentaba algunos problemas producto de una grave infección auditiva y médicamente estaba siendo bién tratado, pero el clima de humedad en el que vivía originalmente, no le favorecía a contrarrestar la infección, el antibiótico que se estaba utilizando era bueno, pero en parte estaba siendo contrarrestado e inmunizado ante esa fuerte infección auditiva, le faltaba un antiséptico para lavado de oídos diario y esa raza en especial es susceptible a contraer enfermedades en los oídos.

Skyppy al arrivar a la ciudad de Chihuahua fue favorecido por su clima, la infección auditiva no soportó del todo el clima seco de chihuahua y no pudo seguir proliferando a placer, el Dr. Eduardo Quevedo nos recomendó tratar esa fuerte infección alternando 2 de los mejores antibióticos del mercado (con el mismo excipiente) para evitar inmunización, junto con un poderoso antiséptico de limpia, tomarnos muy en serio su aplicación diaria por la gravedad de la infección auditiva.

Fué una estrategia médicamente exitosa, indescifrable y devastadora para la infección auditiva, que fué mermando gradualmente hasta desaparecer, el problema se solucionó por completo, no sin antes haber ofecido una gran resistencia por algunos semanas.

Posteriormente en un segundo caso complejo, el mismo perrito Skyppy contrajo una grave enfermedad de la piel que lo puso muy mal, eran fechas decembrinas o reyes magos no recuerdo la fecha exacta, pero (Lalo Quevedo andaba de vacaciones con su familia en el D.F.) y su colega el Dr. Carlos Martínez Borroel lo atendió de urgencia inyectándolo con antibiótico para contrarrestar los efectos tóxicos y alérgicos de la severa infección hepidérmica, junto a un buen analgésico para que superara el dolor y la fiebre, que descansara y pasara una buena noche el perrito, también nos recomendó un jabón especial para bañarlo con la finalidad de desinfectar las heridas y contrarrestrar la ceborrea producida, entre otros malestares derivados por las heridas de la infección en la piel.

El Dr. Eduardo Quevedo regresando del D.F., lo examinó a fondo, reconoció que su colega el Dr. Carlos Martínez Borroel había procedido de manera médicamente correcta, posteriormente Lalo Quevedo analizó la herida de la piel y sin necesidad alguna de mandar a hacer biopsias para estudio de laboratorio, por su propia experiencia de años, detectó rápidamente que era un hongo, por su típica proliferación de forma circular.

Le inyectó un antibiótico para proseguir desintoxicando los efectos alérgicos de la infección entre otros malestares y también aplicó un analgésico para que superara el dolor y la fiebre, que nuevamente pasara otra buena noche el perrito, posteriormente nos recomendó aplicar un primer antimicótico, alternadolo con un segundo antimicótico del mercado (con similar excipiente) y nuevamente tomarnos muy en serio la fuerte infección de la piel, sin olvidar su atención y aplicación diaria de medicamento.

El hongo que causaba la infecciòn en la piel, también ofreció gran resistencia de algunas semanas, el jabón no lo dejó proliferar a placer y nuevamente como estrategia médica exitosa, los antimicóticos funcionaron muy bién, devastadores e indescifrables para el hongo que fuè exterminado gradualmente en semanas y el segundo problema complejo fué resuelto.

El Dr. Eduardo Quevedo Casas siempre deja una enseñanza y un valor agregado en sus consultas, no se me olvidan sus recomendaciones cuando me asesoraba tomarme en serio que Skyppy tambièn tenía problemas graves de sobrepeso, era necesario para su salud aplicar una dieta gradual urgente, porque el sobrepeso del perrito sumado a su edad avanzada, ponía a trabajar su corazón en exceso y le disminuía calidad de vida, ya estaba grande y en edad avanzada para soportar los problemas de artritis en sus delgadas extremidades, que mientras bajara de peso, ocasionalmente se le suministrara a Skyppy algun analgésico que contribuyeran a soportar sus dolores artríticos.

Skyppy bajó notablemente de peso, pero no fue fácil lograrlo, fué una batalla de algunos meses, porque el único pecado que tenía ese lindo perrito era la gula, a pesar de la estricta dieta gradual, nunca dejamos de darle las cosas que realmente lo volvían contento de emoción, como las rebanadas de salami, la nieve de chocolate y las campanitas hershey.

Skyppy era un buen perrito, amaestrado, maduro y en edad avanzada, inteligente y noble, un buen compañero, manso y tranquilo, cariñoso y bien portado, muy alegre y de buen corazón, con espíritu, pasó los últimos años de su vida bastante placenteros, bien tratado, bien querido y bien cuidado.

Los doctores que nos asesoraron y que lo trataron, El Dr. Eduardo Quevedo Casas y su colega el Dr. Carlos Martínez Borroel, contribuyeron notablemente a mejorar la salud de Skyppy postergando sus ultimos años con una mejor calidad de vida. 

En Citlalired y Citlalimagazine, recomendamos los servicios del Dr. Eduardo Quevedo Casas, lo conocemos de décadas, es un trabajador honrado y de confianza, además un gran ser humano, nosotros como publicistas sabemos lo profesional y experimentado que ha trabajado en infinidad de casos con dueños de mascotas satisfechos por ver los resultados exitosos de su excelente trabajo, dejando a sus mascotas bién sanas.

Es un experto del giro médico veterinario por vocación, por el cariño y los cuidados con el que trata a los animales, es franco con sus pacientes, dejando bien claro la problemática de la enfermedad de una mascota y la solución que se tiene que aplicar para restaurar la salud, una de sus grandes facultades es que maneja y aplica muy bién los conceptos de la psicología animal, ademàs de ser un buen veterinario, el Dr. Eduardo Quevedo Casas, tambièn es un buen Antropòlogo.

Para concertar una cita con el médico veterinario Dr. Eduardo Quevedo Casas puede localizarlo en su celular : 044 (614) 342-02-29 para quienes radicamos en la ciudad capital de Chihuahua, atiende en su consultorio Argos y también realiza consultas a domicilio.

Artículo Propiedad del: Dr. Eduardo Quevedo Casas y Mario Abbud Chávez, todos los derechos reservados, prohibida su reproducción total o parcial, redacciòn para la revista Citlalimagazine

Referencias Bibliográficas:
Contrato Animal: Desmond Morris